Wearables para bebés.

Monitor de actividad para los más pequeños, así es como los creadores de Sproutling recientemente  adquirido por Mattel denominan este auténtico e innovador “wearable” para bebés.  Tradicionalmente se ha controlado a los bebés con dispositivos de audio vía radio, Sproutling da un paso más allá ya que controla variables como el ritmo cardiaco o la temperatura y nos envía alertas al móvil a la App desarrollada para el dispositivo.

 

Variables como patrones del sueño para ayudar a mejorar el ambiente y que el bebé duerma mejor, todas estas variables además tal y como hacen otros wearables para bebés como Allb, permiten comparar los patrones con el resto de bebés de la red que comparten los suyos. Una de las características principales es que está en formato pulsera, formato que gracias a los relojes y a las pulseras de fitness, se está convirtiendo en el formato más aceptado. Otros fabricantes optaron por otros formatos como los dispositivos que se colocan en la ropa del bebé (Allb) e incluso en chupetes con sensores como Kokomole o ropa con sensores como la de Rapife. Es un interesante mercado potencial con productos wearables de marcas como Owlet y Mimo Smart Baby de los que ya editaremos sus propios post.

Samsung nos quiere advertir de posibles derrames cerebrales a través de este nuevo sensor

650_1000_samsung_edsap

Existen todo tipo de enfermedades y padecimientos donde cada vez es mayor la presencia de la tecnología, esto con la idea ya sea de ofrecer al paciente una mejora en su calidad de vida, o bien, tener acceso a tratamientos, seguimientos y posibles curas.

El día de hoy Samsung ha dado a conocer un nuevo wearable equipado con sensores craneales, que busca prevenir y detectar etapas tempranas de riesgo de derrames cerebrales y una posible apoplejía.

El wearable que monitoriza al cerebro

Dentro de Samsung existe un departamento llamado Creativity Lab o C-Lab, donde cualquier trabajador de la compañía puede acercarse a presentar ideas que en un futuro podrían convertirse en realidad, así es como nace EDSAP, siglas de Early Detection Sensor & Algorithm Package (Sensor y paquete de algoritmos para detección temprana), un dispositivo que gracias a la creatividad de cinco ingenieros de las áreas de móviles y lavadoras podría ser una realidad próximamente.

El dispositivo está integrado por dos partes, una especie de casco cubierto de sensores y una aplicación para teléfonos móviles, el casco será capaz de monitorizar la actividad cerebral a través de impulsos eléctricos, toda esta información se mantiene sincronizada con la aplicación donde se encuentra el algoritmo que analizará dicha actividad y determinará la posibilidad de algún derrame avisando con 60 segundos de antelación. Con este tiempo, la persona será capaz de avisar a un familiar, amigo o tomar medidas pertinentes previas al evento.

derrame_cerebral

Una de las ventajas de este dispositivo es que está hecho de plástico flexible y no necesita ninguna substancia para canalizar la información a los sensores, sólo se coloca y empieza a funcionar de inmediato, además sus creadores están confiados que dichos sensores en un futuro podrán ser incorporados en una gafas y así no tener que llevar el casco en todo momento.

Además de avisar de un posible derrame cerebral, EDSAP también será capaz de medir patrones de sueño y estrés, así como el ritmo cardíaco, y con esto tener un panorama más amplio del paciente y poder proporcionar un tratamiento acorde.

Se-hoon Lim, líder del proyecto ha mencionado:

“Nos acercamos a algunos neurólogos y les preguntamos si esto realmente era viable. Muchos no mostraron interés, pero nosotros quisimos intentarlo. Actualmente estamos investigando cómo podría funcionar EDSAP con el corazón. A lo largo de los próximos meses, tendremos una idea del alcance de EDSAP.”

EDSAP es apenas un prototipo, pero en los próximos días comenzarán las pruebas en individuos, después de esto y si todo sale bien, se procederá con las pruebas clínicas y certificaciones por los departamentos de salud y gobiernos involucrados para tener un producto final posiblemente en 2016.

Más información | Samsung

Vía Xataca.com Samsung nos quiere advertir de posibles derrames cerebrales a través de este nuevo sensor.

Monitorizando parámetros en casa con los pequeños sensores de Clime

650_1000_clime_in_hand

Ni es el primero, ni va a ser el último sensor para el hogar que os vamos a presentar. La propuesta de Clime está basada en pequeños sensores que colocar por la casa, para poder recopilar información sobre la temperatura o humedad.

La idea es que podamos cubrir el hogar a un precio moderado, sin realizar una gran inversión, pero no por ello menos rigurosa en sus mediciones. También se apuesta por un diseño fácil de esconder o integrar en cualquier sitio. Una solución muy parecida a la que nos presentaron hace unos meses los chicos de Notion.

Otra cuestión es comprobar que los sensores funcionen realmente bien, y encontrarle la utilidad al asunto, probablemente muchos de nosotros no se la encontremos en este momento, pero hay mucho potencial a poco que veamos ejemplos y utilidades.

Como detectar fugas de agua, contarnos cuándo una planta necesita ser regada, avisarnos de que el sol ha salido, o incluso como sistema de seguridad ante elementos que se mueven de sitio, son algunas de sus aplicaciones. La compañía desarrolladora – polaca – nos pone algunos ejemplos:

Como alguno podría intuir – así lo suelen hacer este tipo de gadgets -, Clime se conecta a la red de casa para tener la información accesible desde los diferentes dispositivos conectados. Lógicamente hay aplicación móvil para monitorizar los parámetros, estemos en casa, o fuera de ella.

El fuerte de los sensores Clime parece estar en el tamaño, muy reducido, y con la capacidad de adherirse a superficies. Además de WiFi, cuenta con conectividad Bluetooth 4.0, y en cuanto a autonomía, su batería le otorga año y medio de vida.

650_1000_clime_packaging_b.1

 

El precio de los sensores Clime es de 24 dólares por unidad, más alto de lo que inicialmente habían planteado – 15 dólares – en su campaña de financiación, pero todavía entra dentro de un gasto moderado. Estarán disponibles a comienzos de 2015.

En realidad hay dos precios, para los cuatro modelos posibles. 24 dólares por el sensor de temperatura, y 26 dólares por otros tres versiones, que leen la humedad, luz y movimiento, además de la temperatura. Creo que merece la pena el gasto por los modelos con lectura de dos parámetros.

650_1000_mobile_hand

 

 

Vía Xataca.com Monitorizando parámetros en casa con los pequeños sensores de Clime.